EMAIL US AT info@helpinghands.com
CALL US NOW 123 (456) 7890
DONATE NOW
flecha_actua

Los

auténticos

muros


El 17 de marzo de 2017, la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza estadounidense anunció la licitación de uno de los muros más grandes del planeta: una construcción de nueve metros de alto que completaría la barrera a lo largo de 3.000 km ordenada por el presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

Desde su anuncio, este muro ha atraído la atención mundial y ha despertado la indignación de muchas personas en todo el globo.

images

“Construiré un gran, gran muro en nuestra frontera sur, y haré que México pague ese muro. Presten atención a mis palabras.”

Donald Trump

Junio de 2015

La finalidad de este muro es impedir que la gente cruce la frontera entre Estados Unidos y México; pero, ¿quién es esa gente? Muchas de las personas que cruzan la frontera sur de Estados Unidos son solicitantes de asilo que huyen de la violencia extrema del Triángulo Norte de Centroamérica: Honduras, El Salvador y Guatemala, tres de los países más peligrosos del mundo. Estos diminutos países son tan peligrosos que la gente no tiene más opción que dejar todo atrás y huir para salvar su vida

En mi barrio es normal encontrar cadáveres en la calle. Gente asesinada a tiros. Demasiadas cosas. Aunque quisiera, no podría regresar a mi país.

Camilo*, hondureño de 17 años que ha pedido asilo en Estados Unidos, entrevistado por Amnistía Internacional en febrero de 2017.  

El muro es un símbolo de odio y discriminación que crea estereotipos y fomenta la división, pero están sucediendo cosas que van más allá de la construcción de un muro físico. Estas cosas representan la auténtica amenaza para los derechos de quienes solicitan asilo.

La violencia, las devoluciones

y las detenciones

obligatorias

son los auténticos muros. Estas tres cuestiones clave ponen en peligro la integridad, los derechos y la vida de las personas que huyen de Centroamérica con la esperanza de tener una nueva oportunidad en la vida. Son muros poderosos contra los que tenemos que luchar, y no están sólo en Estados Unidos. Estos muros se alzan también en México.

Por eso, hacemos bien en ofendernos por el muro físico y lo que representa pero, además, debemos indignarnos por los inhumanos muros de violencia, devoluciones y detenciones que impiden a la gente solicitar asilo.

Para poder lograr un cambio real necesitamos tomar acción, recibir a las personas que se están huyendo de la violencia y luchar por su protección diciendo #TeDoyLabienvenida

¡Actúa ya!

firma_goose4