EMAIL US AT info@helpinghands.com
CALL US NOW 123 (456) 7890
DONATE NOW

Sin Detenciones

flecha_actua

¡Caso de éxito!


 

Cuatro madres y niños fueron detenidos en el centro de detenciones de Berks durante casi 700 días. Amnistía hizo una campaña para la liberación de estas cuatro familias, y en agosto de 2017, todos fueron liberados de Berks.

Antonio (7 años de edad) *, Carlos (4 años de edad) *, Josué (3 años de edad) *, Michael (16 años de edad) * y su madre Marlene, Lorena, Teresa y Maribel estuvieron en detención en el Centro Residencial del Condado de Berks por casi 700 días. Cada familia está buscando asilo en los Estados Unidos después de huir de eventos traumáticos y potencialmente mortales, incluyendo amenazas de secuestros y violencia física y sexual grave en sus países de origen de Honduras y El Salvador. Josué, de 3 años de edad, aprendió a caminar y hablar mientras estuvo encerrado en el centro de detención de Berks.

La acción urgente que ayudó a la liberar a estas cuatro familias, es parte de la campaña de #TheBerksKids que busca poner fin a la detención de niños y sus padres en instalaciones de detención familiar en cualquier lugar de Estados Unidos.

Captura de pantalla 2017-11-24 a la(s) 09.51.52

Detenciones en EEUU


 

Durante años, Estados Unidos ha utilizado los centros de detención como forma de “disuadir” a las personas migrantes en situación irregular de venir al país. InEn los últimos años, el uso de centros de detención se ha extendido en todo Estados Unidos hasta el punto de que el país cuenta ahora mismo con el sistema de detención de inmigrantes más grande del mundo. En 2016 había más de 350.000 personas recluidas en centros civiles de detención por motivos de inmigración. Esta cifra no incluye las aproximadamente 60.000 personas migrantes en situación irregular encarceladas en prisiones federales.

Para las personas solicitantes de asilo, la mayoría de las cuales proceden de Centroamérica, este sistema constituye un problema. Se ven obligadas a huir de su país en busca de seguridad y terminan encerradas durante meses en un centro como una prisión donde el trauma de sus experiencias y su espantoso viaje se agrava aún más. Su única opción es consumirse privadas de libertad o regresar a una más que probable sentencia de muerte.


 

Antes de que un gobierno decida recluir a las personas migrantes en situación irregular y solicitantes de asilo, deben considerarse siempre alternativas a la detención. El sistema estadounidense de detención por motivos de inmigración incumple el derecho internacional y, con la nueva administración del presidente Trump y su orden ejecutiva sobre seguridad fronteriza e inmigración, parece que el problema sólo va a ir a peor.

Bajo administración de Trump del Presidente y sus decretos, parece que el problema de los solicitantes de asilo sólo irá a peor.

La administración restringe el acceso al asilo en la frontera sur de Estados Unidos, en particular a las y otros huyendo de la violencia. A algunas de las poblaciones más vulnerables, incluidos los niños y sus padres, les están negando el derecho a pedir asilo en la frontera, encerrado en centros de detención y criminalizado simplemente por solicitar refugio

Detención

de familias


 

Pese a las críticas formuladas a la detención de familias en Estados Unidos en los últimos años, el uso de los centros de detención para familias continúa intacto, y los planes actuales sólo prevén su ampliación.

En el verano de 2014, más de 67.000 niños y niñas no acompañados procedentes de Centroamérica inundaron la frontera entre Estados Unidos y México a causa de la creciente violencia en los países del Triángulo Norte. Como respuesta, el gobierno estadounidense incrementó significativamente el uso de la detención de menores de edad y familias.

Existen actualmente tres centros de detención familiar en los Estados Unidos, conocido como “cárceles para bebés”, donde incluso los bebés son encarcelados. Uno de ellos es de Berks, Pennsylvania, y los otros dos están en Texas. Cientos de familias son detenidas en estos centros cada día.

Centro residencial

Condado de Berks


 

Hay sólo un lugar en los Estados Unidos donde se puede mantener a un niño que nunca ha cometido un delito o acción violenta por casi 700 días y ese lugar es centro residencial del Condado de Berks en Pensilvania. Alrededor de 60 padres, madres y niños están actualmente detenidos en Berks.

Centro de detención familiar Berks es la más antigua de estas “cárceles para bebés” y un claro ejemplo de un centro de detención familiar que viola una serie de derechos para los solicitantes de asilo en los Estados Unidos, como por ejemplo al instalar a menores de edad en dormitorios junto con adultos con los que no tienen ninguna relación. El centro no cuenta con instalaciones adecuadas para la salud, la educación y el apoyo psicológico a niños y niñas.

Independientemente de nuestro reciente caso de éxito, muchos niños aún están aprendiendo a caminar y hablar en detención. No es correcto. Pide a la administración de Trump que deje de encerrar a los niños y familias que buscan seguridad. Ayuda a liberar a los niños de Berks y familias detenidas. #TheBerksKids

¡Actúa ya!